La Red para Reverdecer los Sistemas Financieros (Network for Greening Financial Systems, NGFS) y la Red Internacional para la Información, la Investigación y el Intercambio de Políticas Financieras Sostenibles (INSPIRE, por su acrónimo en inglés) han puesto en marcha un Grupo de Investigación sobre Biodiversidad y estabilidad financiera. El objetivo es dar respuesta a la necesidad identificada por los bancos centrales y supervisores de extender el enfoque del cambio climático a desafíos que abordan las implicaciones de riesgos más amplios relacionados con la naturaleza y la conservación de la naturaleza y la biodiversidad. Hacer esto implicará comprender el impacto de las finanzas en la provisión de servicios ecosistémicos clave, así como las consecuencias de la pérdida de biodiversidad para la estabilidad financiera. ...

Los bancos centrales del Eurosistema —los 19 bancos centrales nacionales de los países de la zona del euro y el Banco Central Europeo (BCE)— han establecido una posición común para aplicar criterios de inversión sostenible y responsable en las carteras denominadas en euros no relacionadas con la política monetaria que cada uno de ellos gestiona bajo su propia responsabilidad e incluyen carteras de inversión denominadas en euros y fondos de pensiones de los empleados....

En una declaración conjunta anunciada durante la reciente cumbre Finance in Common (FiC) —organizado por la Agencia Francesa de Desarrollo— los más de 450 Bancos Públicos de Desarrollo (BPD) del mundo y sus socios asistentes expresaron su voluntad de contribuir a la recuperación y alinearse con los principios de las finanzas sostenibles. Entre los compromisos anunciados, los BPD se comprometieron a tener en cuenta y gestionar los riesgos y oportunidades directos e indirectos relacionados con el clima, la biodiversidad, el medioambiente y la sociedad, inspirados en las iniciativas y recomendaciones internacionales existentes, como las del Task Force on Climate-related Financial Disclosure (TCFD), el Task Force on Nature-related Financial Disclosure (TNFD) y Mainstreaming Climate Action in Financial Institutions....

El Grupo Consultivo Europeo en materia de Información Financiera (EFRAG, por su acrónimo en inglés) ha publicado el informe de progreso del grupo de trabajo sobre normas de información no financiera y otro sobre una posible reforma de la gobernanza. El informe de progreso publicado proporciona una visión sobre la organización y las actividades de PTF-NFRS hasta el 31 de octubre de 2020, y los puntos de evaluación de alto nivel preliminares que surgen de la fase de evaluación del proyecto, que aún está en proceso de finalización....

Un total de 39 instituciones financieras y empresas privadas, 17 think tanks y 6 gobiernos han formado un Grupo de Trabajo Informal (Informal Working Group) para la puesta en marcha del nuevo Task Force on Nature-related Financial Disclosure (TFND). El nuevo TNFD está inspirado en las lecciones aprendidas en la Task Force on Climate-related Disclosure (TFCD) y liderada por la alianza formada por Global Canopy, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Iniciativa Financiera del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (UNEP FI) y WWF. Surge con el objetivo de crear resiliencia en la economía mundial al redirigir los flujos de financiación a gran escala hacia actividades positivas para la naturaleza para permitir que tanto la naturaleza como las personas prosperen. La iniciativa cuenta con el respaldo de instituciones financieras como AXA, BNP Paribas, DBS Bank, Rabobank, First Rand, Yes Bank, Storebrand, así como de los gobiernos de Reino Unido, Francia, Países Bajos y Suiza. Entre los grupos de interés que también se han sumado para la creación del Informal Working Group (IWG) para definir el alcance del mandato y la gobernanza del TNFD se encuentra Ecoacsa. ¿Por qué nace el TNFD? La naturaleza no puede esperar más mientras tratamos de dar solución a la crisis climática. A pesar de su influencia material en la sociedad y las economías, los riesgos e impactos relacionados con la naturaleza rara vez se miden o divulgan, y en gran medida se excluyen de la toma de decisiones, la regulación y la supervisión corporativa y financiera. El objetivo del TFND consiste en visibilizar dichos riesgos e impactos y lograr aumentar la resiliencia de la economía global a través de la reducción de flujos de financiación que son negativos para la naturaleza y las personas. Al mismo tiempo, busca incrementar la financiación hacia resultados positivos, en consonancia con el Acuerdo de París, las Metas de Biodiversidad Pos2020 y los Objetivos del Desarrollo Sostenible. Con el fin de evitar riesgos y encontrar nuevas oportunidades, los integrantes del IWG trabajaremos a lo largo de los dos próximos años para resolver las necesidades de reporte, métricas y datos de las instituciones financieras, de manera que estas puedan comprender mejor sus riesgos, dependencias e impactos sobre la naturaleza. A lo largo de este periodo, será necesario que examinemos tanto las dependencias, impactos, riesgos de transición y físicos del sector financiero; pero no solo climáticos, sino también relacionados con los activos naturales y los servicios ecosistémicos suministrados al sector empresarial en el que las instituciones financieras invierten, al que prestan y que, si se perdieran a escala, podrían desestabilizar la economía. El lanzamiento del TNFD está previsto para principios de 2021 y tendrá la tarea de desarrollar un marco para guiar la divulgación financiera relacionada con la naturaleza para fines de 2022. Hasta entonces, desde el IWG ya estamos definiendo el marco de trabajo y el plan de gobernanza para asegurar que la iniciativa contribuya a evitar el riesgo sistémico y la inestabilidad en los mercados y el sistema financiero a escala global que ya empiezan a sentir empresas e instituciones financieras de todo el mundo como consecuencia de la dramática pérdida de naturaleza y biodiversidad. Un Grupo Informal de Expertos Técnicos bajo la dirección del IWG apoyará el proceso y garantizará un enfoque colaborativo con otras iniciativas relevantes. Los socios del TNFD colaboran con Banks and Supervisors Network for Greening the Financial System (NGFS); la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y un Grupo de Múltiples Partes Interesadas sobre Empresas, Finanzas y Biodiversidad; así como con la Natural Capital Coalition, Business for Nature y otros organismos. Declaraciones La financiación de la diversidad biológica es la nueva frontera de las finanzas verdes. La naturaleza requiere tanta ambición y esfuerzo colectivo como se ha hecho por el clima hasta ahora, y el sector privado puede desempeñar un papel fundamental en la reorientación de los flujos financieros. Estamos convencidos de que el trabajo de El Grupo de Trabajo sobre Divulgación de Finanzas Relacionadas con la Naturaleza o 'TNFD' acelerará la comprensión de estos temas y, en última instancia, conducirá tanto a una reducción de los flujos financieros como a las actividades económicas que son perjudiciales para la biodiversidad y a una redirección masiva de los flujos hacia actividades que son favorables a la biodiversidad. Bérangère Abba, secretaria de Estado sobre Biodiversidad de Francia «La pérdida o degradación del hábitat, incluida la deforestación, impulsada en gran medida por la forma en que producimos y consumimos alimentos, está socavando rápidamente los sistemas naturales de los que dependen nuestras economías y sociedades. La pérdida de naturaleza es una fuente de riesgo sistémico e inestabilidad para los mercados y el sistema financiero, pero es ignorada en gran medida en la toma de decisiones, la regulación y la supervisión corporativa y financiera. Nuestro comportamiento económico ha asumido que los servicios que brindan los sistemas naturales saludables, y sobre los cuales se han construido nuestras economías, son infinitivos. No lo son. Nos complace dar la bienvenida a esta colaboración con instituciones financieras, gobiernos y otros expertos para establecer la TNFD como un vehículo para alejar rápidamente a las finanzas de las actividades destructivas y dirigirlas hacia una economía positiva para la naturaleza». Margaret Kuhlow, líder en Práctica Financiera y directora de Conservación interina, WWF International Cambiar los flujos de dinero negativos con la naturaleza a positivos con la naturaleza es un ingrediente fundamental para acelerar los sistemas globales hacia la protección y el cuidado de la naturaleza. La naturaleza sustenta los negocios del mundo. La necesitamos de forma desesperada por el aire, el agua, los alimentos y para nuestra salud, inspiración, trabajos, medios de vida y para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Las instituciones financieras y las empresas tienen la clave fundamental para proteger la naturaleza. Si protegemos la naturaleza, nos devolverá la inversión con importantes dividendos financieros y materiales Midori Paxton, Responsible de Ecosistemas y Biodiversidad de UNDP Un número cada vez mayor de instituciones financieras está dando un paso adelante para abordar las crisis gemelas del cambio climático y la pérdida de la naturaleza, y el fuerte apetito del TNFD es una prueba más de este impulso. La estandarización de las divulgaciones relacionadas con la naturaleza traerá la eficiencia y la transparencia muy necesarias a los mercados financieros Eric Usher, responsable de la Iniciativa Financiera del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente El lanzamiento del Grupo de Trabajo Informal (IWG) para el TNFD es un paso significativo hacia el objetivo de mover el sistema financiero global desde actividades negativas para la naturaleza negativa hacia otras positivas con la naturaleza. Espero trabajar con los miembros del IWG para dar forma e implementar el Grupo de Trabajo que ayudará a hacer posible la transición Madeleine Ronquest, responsible de Riesgos Ambientales, Sociales y Climáticos de FirstRand Group Enterprise Risk Management La pérdida de la naturaleza está afectando cada vez más al rendimiento empresarial. Los consumidores, las partes interesadas y los gobiernos esperan que las empresas tomen medidas que detengan la pérdida de la naturaleza. WBCSD apoya el lanzamiento del TNFD, que ayudará a las empresas a evaluar, abordar e informar de manera consistente y creíble sus impactos y dependencias de la naturaleza Diana Holdorf, Managing Director & Senior Management Team, World Business Council for Sustainable Development La creación de un TNFD es muy importante, ya que conducirá a nuevas formas de identificar, valorar e informar sobre los riesgos relacionados con la naturaleza, así como a identificar nuevas oportunidades económicas para proteger y restaurar el mundo natural del que dependemos, que es más urgente que nunca. Andrew Mitchell, cofundador y Asesor Sénior de Global Canopy Comparte Facebook-f Twitter Linkedin-in ...

Llega la tercera edición del Ciclo de Conferencias de Economía de la Empresa que organiza la Unidad Docente de Organización de Empresas (UDOE) en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Montes, Forestal y del Medio Natural de la Universidad Politécnica de Madrid. Como en las dos ediciones anteriores, Ecoacsa participa con una sesión dedicada a «Cómo se financia la sostenibilidad», que nuestro director ejecutivo, David Álvarez, impartirá online el 30 de abril a las 15:00 h. La sociedad actual, formada por numerosos agentes entre los que se incluye el sector empresarial, tiene que abordar nuevos retos relacionados con la gestión de sus actividades que hasta ahora no habían sido prioritarios, pero que cada vez cobran un mayor protagonismo. La gestión de los riesgos asociados al capital natural y cómo incorporar este aspecto a un sistema financiero sostenible comienzan a ser una necesidad. Si estás interesado en inscribirte, pincha en el siguiente enlace. Dispones de más información aquí. Comparte Facebook-f Twitter Linkedin-in ...

Imagen: Spainsif. Durante el X Encuentro Anual de Spainsif se presentó el informe La Inversión Sostenible y Responsable en España 2019, que muestra que la Inversión Sostenible y Responsable (ISR) superó en nuestro país por primera vez la barrera de los 200 000 MEUR de activos gestionados bajo criterios ambientales, sociales y de buen gobierno, con una cifra de 210 644 MEUR en 2018. En concreto, del total de activos bajo gestión ASG en España, 191 278 MEUR corresponden a activos gestionados por entidades nacionales y 19 366 MER a activos de entidades internacionales. Otros aspectos destacados en el studio son «la consolidación del crecimiento en volumen de las diferentes estrategias, mejorando su nivel de calidad y, por otro, la influencia positiva que se prevé, según las encuestas, del futuro marco regulatorio del Plan de Acción de Finanzas Sostenibles de la Comisión Europea». «Como asignatura pendiente, sigue sin desarrollarse en España la inversión sostenible en el ámbito minorista, ya que es poco representativa en comparación con los mercados de referencia en Europa Fuente: Spainsif. Comparte Facebook-f Twitter Linkedin-in ...

Los días 26 y 27 de septiembre, Ecoacsa, en colaboración con el Instituto Life, ha formado parte del grupo internacional de expertos en la evaluación de la herramienta EX-ACT MRV reunido en la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en Roma.  Esta herramienta ha sido desarrollada a iniciativa de la FAO en colaboración con especialistas de todo el mundo, con el fin de ayudar al sector financiero en sus decisiones de inversión relacionadas con el sector ASOUT (agricultura, silvicultura y otros usos de la tierra —AFOLU, por sus siglas en inglés). EX-ACT (Ex Ante Carbon-balance Tool) es un sistema de contabilidad basado en el uso del suelo que mide los sumideros de carbono y los cambios que se registran en ellos. Esta información permite a los bancos de inversión medir el impacto de sus proyectos de inversión en el sector ASOUT y así disponer de información crucial para la toma de decisiones. Mediante una evaluación cualitativa, la herramienta ofrece información cuantitativa de las posibles afecciones que las inversiones tiene sobre la biodiversidad y las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). En las últimas décadas, las preocupaciones sobre el impacto ambiental del sector ASOUT han aumentado, y más específicamente aquellas relacionadas con el impacto de las actividades agrícolas en la biodiversidad. Desde la introducción de las Metas de Aichi adoptadas por el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) en 2010, el papel de las Naciones Unidas para aportar conocimiento experto a los responsables de la toma de decisiones que afectan la biodiversidad ha ido ganando relevancia. Como respuesta coordinada con la Agencia Francesa del Desarrollo, el equipo EX-ACT de la FAO ha incluido un módulo de evaluación de la biodiversidad en su herramienta MRV. Durante los dos días del encuentro, el grupo de trabajo encargado del desarrollo y creación de EX-ACT mantuvo reuniones estratégicas con diferentes grupos de interés y expertos para conocer en profundidad los procesos llevados a cabo en el desarrollo de EX-ACT, mejorar y validar la herramienta editada. En primer lugar, en esta convocatoria de expertos en biodiversidad y desarrollo de sistemas de cuantificación e índices en biodiversidad se realizó una revisión de las diferentes metodologías de contabilidad y valoración de impactos sobre la biodiversidad que se están abordando en el grupo de trabajo del proyecto Aligned Biodiversity Measures for Business. Este grupo está liderado por el Centro Mundial de Monitoreo de la Conservación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP-WCMC) y cuenta con el apoyo de la plataforma de la Unión Europea Business and Biodiversity (B @ B) y financiación de la Fundación Boticario. Entre las metodologías valoradas, se cuenta la desarrollada por el Instituto Life, cuya presentación corrió a cargo de Jesús Carrasco, coordinador de Proyectos de Ecoacsa. Esta metodología facilita a las empresas del sector privado la valoración de impactos y dependencias sobre la biodiversidad y los servicios ecosistémicos. Además, ayuda a los responsables empresariales a conocer los impactos mínimos positivos que deben ser acometidos para compensar o mitigar los impactos negativos derivados de las operaciones, ayudándoles a reducir riesgos operacionales, reputacionales y facilitando información robusta y verificable para el reporte interno y externo. Durante las discusiones mantenidas por el comité de expertos reunido en Roma, quedó patente la creciente preocupación a escala global sobre el estado de la biodiversidad y la necesidad de facilitar a los actores no gubernamentales, entidades financieras, organismos de inversión, multilaterales y bancos de desarrollo herramientas robustas y sencillas de aplicar para llevar a cabo la valoración del impacto estimado derivado de las inversiones en el sector ASOUT en materia cambio climático y biodiversidad. Tras esta fase de consultas, quedaron patentes las necesidades y fortalezas de EXC-ACT en cuanto a su línea base, granularidad y la experiencia necesaria para su aplicación, así como el valor añadido que representa para el sector financiero la metodología de cálculo cuantitativa y cualitativa que aporta para la obtención de datos finales. Tras los enriquecedores debates mantenidos, los expertos integrantes del grupo de trabajo seguirán aportando su conocimiento hasta la conclusión de la fase de consultas públicas con el sector financiero y la presentación del caso de estudio que se realizará en Méximo próximamente en colaboración con la FIRA (Federación de Institutos en Relación con la Agricultura). Comparte Facebook-f Twitter Linkedin-in [elementor-template id="3911"]...

En el marco de la conmemoración del 20.º aniversario de PEFC, participamos en una sesión dedicada a «Repensar la gestión forestal sostenible», con el foco puesto en mostrar ejemplos sobre las oportunidades que ofrecen la industria forestal y las finanzas sostenibles basadas en este sector en la lucha contra el cambio climático. En la actualidad, las expectativas puestas en nuestros bosques están creciendo, en concreto, en lo que se refiere al potencial que ofrece el sector forestal en términos de sostenibilidad y contribución a la mitigación del cambio climático. Durante esta jornada, se ofreció una visión general sobre algunas de las últimas tendencias en gestión forestal y seguros sostenibles, con ejemplos de certificación de paisajes y de propietarios europeos de pequeños bosques, iniciativas desarrolladas en la cuenca de la República del Congo, certificación PEFC y el nuevo estándar de Gestión Forestal Sostenible (GFS —Sustainable Forest Management, SFM—), y el Instituto Forestal Europeo (EFI, por su acrónimo en inglés) y las medidas climáticamente inteligentes aplicadas en regiones Europeas, que mejoran el papel de los bosques en la lucha contra el cambio climático, entre otros. En el espacio reservado para a mostrar las oportunidades que brida la industria forestal y las finanzas sostenibles basadas en el sector forestal, participamos con una ponencia sobre «Servicios ecosistémicos, capital natural y finanzas sostenibles», en la que pusimos en contexto de qué manera se está trabajando para que el sector financiero contribuya eficientemente al cambio transformacional necesario para impulsar economías sostenibles y la relación de este enfoque con el sector forestal. En este sentido, cabe recordar que en el contexto del Acuerdo de París y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU, la Comisión Europea solicitó a un grupo de expertos (TEG) la elaboración de una estrategia para la Unión Europea sobre finanzas sostenible. Los integrantes de este grupo de expertos publicaron a finales del pasado junio cuatro informes fundamentales para la implementación del Plan de Acción para un crecimiento sostenible., entre ellos, el informe borrador sobre la taxonomía de las actividades sostenibles, en cuyo desarrollo ha participado Ecoacsa, en concreto, entre el grupo de expertos en el sector forestal. En lo que al sector forestal se refiere, el reglamento de la taxonomía propuesto define un conjunto de criterios y que la Gestión Forestal Sostenible contribuye de muchas maneras a varios Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, así como a los objetivos del Acuerdo de París. Para ello, es crucial que se aplique un enfoque holístico a la gestión forestal. Aparte del anexo sobre la taxonomía sobre la mitigación forestal y los requerimientos sobre la GFS, también se incorporan prácticas indicativas y recomendadas de manejo forestal que mantienen o aumentan las reservas de carbono o los sumideros de carbono terrestres y bajo la superficie. El sector financiero quiere contribuir al cambio, pero necesita evaluar las operaciones relacionadas con sus carteras de una manera armonizada y eficiente y, para ello, es crucial disponer de datos que sean comparables. Nuestro director ejecutivo, David Álvarez, explicó a la audiencia congregada en Bruselas cómo las evaluaciones de capital realizadas bajo el paraguas del Protocolo del Capital Natural, primer marco armonizado a escala global para facilitar al sector empresarial la medición, evaluación y valoración de sus impactos y dependencias del capital natural, permiten poner en valor numerosos beneficios derivados de los bosques que normalmente no son reconocidos. En este sentido, se refirió a que hasta ahora, por ejemplo, el valor de la gestión forestal se ha medido en función de la producción de madera, sin embargo, las masas forestales suministran una gran variedad de servicios adicionales que deben ser considerados, medidos y valorados, dado que aportan un impacto positivo. La información que se obtiene de las evaluaciones de capital natural puede resultar muy útil en este cometido. Adicionalmente, subrayó que el sector financiero está cada vez más interesado en gestionar adecuadamente los riesgos derivados del cambio climático, la degradación ambiental (huella ambiental, rendimiento y las cuestiones sociales. Por ello, existe una exigencia creciente de transparencia y de información sobre los aspectos ambientales, sociales y de buen gobierno (ASG). En general, desde el sector forestal no se están abordando ampliamente estas demandas dirigidas a reorientar los flujos de capital hacia una inversión sostenible, por lo que su adaptación al ritmo y dimensión requeridos representan un reto para no perder oportunidades de financiación y garantizar su continuidad. Aparte de las actividades relacionadas con el sector forestal, el borrador de la taxonomía presentado en junio también recoge las de otros sectores: agricultura, producción industrial, energía, transporte, agua, residuos, inmobiliario y tecnología de la información. El informe también incluye una metodología y ejemplos para evaluar las necesidades de adaptación al cambio climático, así como pautas y estudios de casos para ayudar a los inversores a aprovechar el nuevo sistema de clasificación de actividades sostenibles. Comparte Facebook-f Twitter Linkedin-in ...