Los días 26 y 27 de septiembre, Ecoacsa, en colaboración con el Instituto Life, ha formado parte del grupo internacional de expertos en la evaluación de la herramienta EX-ACT MRV reunido en la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en Roma.  Esta herramienta ha sido desarrollada a iniciativa de la FAO en colaboración con especialistas de todo el mundo, con el fin de ayudar al sector financiero en sus decisiones de inversión relacionadas con el sector ASOUT (agricultura, silvicultura y otros usos de la tierra —AFOLU, por sus siglas en inglés). EX-ACT (Ex Ante Carbon-balance Tool) es un sistema de contabilidad basado en el uso del suelo que mide los sumideros de carbono y los cambios que se registran en ellos. Esta información permite a los bancos de inversión medir el impacto de sus proyectos de inversión en el sector ASOUT y así disponer de información crucial para la toma de decisiones. Mediante una evaluación cualitativa, la herramienta ofrece información cuantitativa de las posibles afecciones que las inversiones tiene sobre la biodiversidad y las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). En las últimas décadas, las preocupaciones sobre el impacto ambiental del sector ASOUT han aumentado, y más específicamente aquellas relacionadas con el impacto de las actividades agrícolas en la biodiversidad. Desde la introducción de las Metas de Aichi adoptadas por el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) en 2010, el papel de las Naciones Unidas para aportar conocimiento experto a los responsables de la toma de decisiones que afectan la biodiversidad ha ido ganando relevancia. Como respuesta coordinada con la Agencia Francesa del Desarrollo, el equipo EX-ACT de la FAO ha incluido un módulo de evaluación de la biodiversidad en su herramienta MRV. Durante los dos días del encuentro, el grupo de trabajo encargado del desarrollo y creación de EX-ACT mantuvo reuniones estratégicas con diferentes grupos de interés y expertos para conocer en profundidad los procesos llevados a cabo en el desarrollo de EX-ACT, mejorar y validar la herramienta editada. En primer lugar, en esta convocatoria de expertos en biodiversidad y desarrollo de sistemas de cuantificación e índices en biodiversidad se realizó una revisión de las diferentes metodologías de contabilidad y valoración de impactos sobre la biodiversidad que se están abordando en el grupo de trabajo del proyecto Aligned Biodiversity Measures for Business. Este grupo está liderado por el Centro Mundial de Monitoreo de la Conservación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP-WCMC) y cuenta con el apoyo de la plataforma de la Unión Europea Business and Biodiversity (B @ B) y financiación de la Fundación Boticario. Entre las metodologías valoradas, se cuenta la desarrollada por el Instituto Life, cuya presentación corrió a cargo de Jesús Carrasco, coordinador de Proyectos de Ecoacsa. Esta metodología facilita a las empresas del sector privado la valoración de impactos y dependencias sobre la biodiversidad y los servicios ecosistémicos. Además, ayuda a los responsables empresariales a conocer los impactos mínimos positivos que deben ser acometidos para compensar o mitigar los impactos negativos derivados de las operaciones, ayudándoles a reducir riesgos operacionales, reputacionales y facilitando información robusta y verificable para el reporte interno y externo. Durante las discusiones mantenidas por el comité de expertos reunido en Roma, quedó patente la creciente preocupación a escala global sobre el estado de la biodiversidad y la necesidad de facilitar a los actores no gubernamentales, entidades financieras, organismos de inversión, multilaterales y bancos de desarrollo herramientas robustas y sencillas de aplicar para llevar a cabo la valoración del impacto estimado derivado de las inversiones en el sector ASOUT en materia cambio climático y biodiversidad. Tras esta fase de consultas, quedaron patentes las necesidades y fortalezas de EXC-ACT en cuanto a su línea base, granularidad y la experiencia necesaria para su aplicación, así como el valor añadido que representa para el sector financiero la metodología de cálculo cuantitativa y cualitativa que aporta para la obtención de datos finales. Tras los enriquecedores debates mantenidos, los expertos integrantes del grupo de trabajo seguirán aportando su conocimiento hasta la conclusión de la fase de consultas públicas con el sector financiero y la presentación del caso de estudio que se realizará en Méximo próximamente en colaboración con la FIRA (Federación de Institutos en Relación con la Agricultura). Comparte Facebook-f Twitter Linkedin-in [elementor-template id="3911"]...

El Grupo Español de Crecimiento Verde (GECV), del que Ecoacsa es miembro, ha lanzado un manifiesto de impulso a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030, con motivo de la conmemoración del cuarto aniversario de la agenda global para el desarrollo sostenible.El GECV, que agrupa a medio centenar de las principales empresas españolas, que representa alrededor del 5 % de la población activa en España, demuestra así su compromiso con los compromisos adoptados en 2015 con la adopción de la Agenda 2030 y su colaboración a través de crecimiento verde en la consecución de unos objetivos que –está convencido— contribuyen a la creación de puestos de trabajo estables, aumento de la competitividad y garantía de los recursos naturales de los que depende la economía. En la presentación del  manifiesto, realizada en la  sede madrileña del Grupo Red Eléctrica, han participado Belén Crespo, asesora del Alto Comisionado de la Agenda 2030; Fátima Rojas, directora corporativa de Sostenibilidad y Relaciones Externas de Red Eléctrica de España; M.ª Luz Castilla, secretaria general técnica del GECV; y Beatriz Aylagas, responsable de RSC de Ecoembes, empresa miembro de la Junta Directiva del GECV. La asesora del Alto Comisionado de la Agenda 2030 ha incidido en la necesidad de transmitir a la alta dirección la importancia de los ODS, en las alianzas y la medición, en la que ha hecho un especial hincapié. «Debemos pasar de la divulgación y el conocimiento a empezar a medir. Tenemos que construir un sistema sólido que ofrezca credibilidad y muestre evidencias de los progresos», ha señalado.Crespo ha recordado los 150 millones de euros dirigidos al Fondo Verde del Clima (GCF por sus siglas en inglés) dentro del marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), anunciados por el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.Respecto al plan del Ejecutivo alemán que prevé movilizar 40 000 millones de euros para impulsar la transición hacia la economía vede, ha manifestado que cree difícil que esto suceda en estos momentos en España. «Queremos que aumente la contribución de las empresas a los ODS, entre los que para nosotros es clave la acción por el clima, así como la transición energética», ha señalado Fátima Rojas. Tras la adquisición por parte de REE de la operadora española de satélites Hispasat, «las comunicaciones son desde ahora también un elemento esencial para desarrollar la Agenda 2030 y conseguir objetivos globales», ha señalado la directiva.M.ª Luz Castilla ha reconocido que aunque muchas empresas están integrando los ODS en la estrategia y el reporting, falta camino para que estén interiorizados entre la alta dirección, y que el GECV quiere ser el altavoz de la agenda de crecimiento verde. «Como grupo nacido para la colaboración público-privada, somos capaces de sumar y de liderar actuaciones», ha señalado. Y ha añadido: “Queremos compartir y hacer visible nuestro compromiso con la Agenda 2030 a través del manifiesto y vídeo que lanzamos. Como empresas, estamos preparadas para asumir la responsabilidad y trabajar junto con los gobiernos y administraciones públicas para garantizar el cumplimiento de los ODS de Naciones Unidas».Para Beatriz Aylagas, «las empresas del GECV queremos ser punta de lanza, contribuir a la difusión de los ODS, compartir nuestros avances y hacer una llamada a la acción y a la colaboración. Estamos convencidos de que solo desde la corresponsabilidad y contribuyendo desde lo que cada uno podemos y sabemos hacer mejor, construiremos un futuro más próspero, justo y sostenible». Por su parte, la responsable de RSC de Ecoembes ha disertado sobre la necesidad, la oportunidad y el foco en la acción, y ha ofrecido cifras contundentes que demuestran el gran potencial del crecimiento verde, como la creación de 52 000 nuevos empleos en torno a la economía circular en España y 400 000 en Europa, y un beneficio de 1,8 millones de euros en el conjunto de la Unión Europea de aquí a 2030.https://ecoacsa.com/wp-content/uploads/2019/09/GECVCOMPLETOCON4ENTREVISTASV4_.mp4 Comparte Facebook-f Twitter Linkedin-in Facebook Twitter Linkedin Envelope [elementor-template id="3911"]...

El Economista se ha hecho eco del proyecto que desde Ecoacsa hemos puesto en marcha junto a Azentúa: la creación del primer Grupo de Trabajo sobre Capital Natural y Energía a escala global. En él participan ocho compañías energéticas españolas: Cepsa, EDP España, Enagás, Endesa, Grupo Red Eléctrica, Iberdrola y Repsol, que están trabajando juntas en la identificación, medición y valoración de sus impactos y dependencias del capital natural. La iniciativa se enmarca en los «Grupos Sectoriales» del Natural Capital Factory, plataforma española de Natural Capital Coalition, cuyo objetivo es garantizar que la naturaleza se incluya en las decisiones de negocio a nivel mundial. Pincha en el siguiente enlace para redirigirte a la noticia. Facebook Twitter Linkedin Envelope [elementor-template id="3911"]...

Ocho compañías del sector energético español dan un paso más en la identificación de las oportunidades y riesgos asociados a las dependencias que sus negocios tienen del capital natural. A través del análisis de capital natural, dispondrán de información sobre el valor que los bienes y servicios naturales aportan a sus grupos de interés y a la sociedad, lo que también les permitirá contribuir a su mayor y mejor conservación Cepsa, EDP España, Enagás, Endesa, el Grupo Red Eléctrica, Iberdrola, Naturgy y Repsol comparten experiencias y conocimiento en los procesos de identificación, medición y valoración de sus impactos y dependencias de la naturaleza —desde sus distintas realidades y contextos empresariales— para impulsar las mejores prácticas en el marco de la sostenibilidad empresarial y de los activos ambientales con los que interactúan Como coordinadores del primer Grupo de Trabajo sobre Capital Natural y Energía a escala global y a través de la aplicación del Protocolo del Capital Natural, Azentúa y Ecoacsa colaboran con las firmas participantes en la búsqueda de las herramientas necesarias para facilitar la integración del capital natural en el sector nacional de la energía La iniciativa se enmarca en los «Grupos Sectoriales» del Natural Capital Factory, plataforma española de la Natural Capital Coalition, cuyo objetivo es garantizar que la naturaleza se incluya en las decisiones de negocio a nivel mundial La preservación de la buena salud de la biodiversidad y de los ecosistemas es reconocida cada vez más como uno de los desafíos globales que definen nuestro tiempo. Garantizar que su gestión y uso se realizan de manera sostenible es parte del cambio transformador demandado en todos los niveles de la sociedad para avanzar hacia economías más sostenibles, al tiempo que el desarrollo queda garantizado. En este contexto, el importante papel que diversos sectores del mercado con un gran peso en la economía (energía, agroalimentación y finanzas, entre otros) pueden jugar para impulsar dicho cambio transformador es incuestionable. Conscientes de ello, ocho compañías españolas del sector energético  (Cepsa, EDP España, Enagás, Endesa, el Grupo Red Eléctrica, Iberdrola, Naturgy y Repsol) han iniciado un proyecto colaborativo para tener una mayor y mejor comprensión de su relación con la naturaleza. Los representantes de Cepsa, EDP España, Enagás, Endesa, el Grupo Red Eléctrica, Iberdrola, Naturgy y Repsol comparten experiencias y conocimiento y trabajan de manera conjunta para disponer de metodologías de identificación, medición y valoración del capital natural adaptadas a sus distintas particularidades y ajustadas al contexto actual. Gracias a este proceso, dispondrán de información sobre el valor que los bienes y servicios naturales aportan a sus grupos de interés y a la sociedad, lo que facilitará la toma de decisiones para contribuir a su mayor y mejor conservación. La iniciativa se enmarca en los «Grupos Sectoriales» del Natural Capital Factory, plataforma española de Natural Capital Coalition, cuyo objetivo es garantizar que la naturaleza se incluya en las decisiones de negocio a nivel mundial. El proyecto persigue servir de referencia y motivar a otras empresas y sectores, tanto nacionales como internacionales, a emprender aprendizajes colaborativos similares y a compartir buenas prácticas para ampliar la acción a favor del desarrollo sostenible. Para ello, el trabajo ejecutado en el marco del grupo se plasmará en un documento que refleje su experiencia en la aplicación del Protocolo del Capital Natural como marco principal de referencia. La publicación recogerá ejemplos de los retos y soluciones encontrados a la hora de considerar la integración del capital natural en la toma de decisiones de las empresas del sector energético en España y casos aplicados. La puesta en marcha de este grupo de trabajo está alineada con la necesidad de una acción comprometida, y a todas las escalas, por parte de todos los actores económicos y sociales —públicos y privados— para preservar la calidad y cantidad de activos ambientales y de sus servicios ecosistémicos (SE) —como la provisión de alimentos, materias primas, la regulación de los ciclos del agua y el carbono, y la polinización, entre otros—. Esta llamada a la acción se ha visto reforzada por estudios globales recientes, como el Informe sobre riesgos globales 2019 del Foro Económico Mundial, el informe especial sobre El cambio climático y la tierra del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC) y las evaluaciones sobre la degradación y restauración del suelo y de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos de la Plataforma Científico-Política sobre la Biodiversidad y los Servicios Ecosistémicos (IPBES —homólogo en materia de biodiversidad y SE del IPCC—). Dichas publicaciones advierten que los riesgos ambientales son los más preocupantes en cuanto a probabilidad e impacto de todos los analizados (entre ellos, la crisis alimentaria, el fallo de la gobernanza nacional o el desempleo). Además, inciden en la relación entre el deterioro del suelo y el cambio climático y fenómenos como la pérdida de especies (hay un millón en peligro de extinción) y las migraciones; o la contaminación y el aumento de la mortalidad. Según la comunidad científica, los esfuerzos dedicados hasta ahora a la conservación y restauración de la naturaleza son insuficientes; pero también aseguran que no es demasiado tarde para poder revertir la situación, «si empezamos a trabajar ahora y a todos los niveles y con un enfoque ambiental integrado, a través de un cambio transformador». Poner fin al continuo deterioro de los recursos y servicios naturales e implementar de forma efectiva su uso sostenible está íntimamente ligado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 y al Acuerdo de París sobre cambio climático. La participación en este grupo de trabajo servirá de apoyo a las empresas a la hora de abordar estos desafíos desde la vertiente ambiental de la sostenibilidad. Espíritu colaborativo y plural, referente internacional La naturaleza colaborativa y plural del Grupo de Trabajo sobre Capital Natural y Energía lo hacen único en el mundo. Está integrado por responsables de las áreas de Sostenibilidad, Medio Ambiente, Seguridad, Calidad y Regulación de empresas de referencia en el sector energético, con actividades tan diversas como la generación de energía eléctrica, la extracción y comercialización de petróleo (y sus derivados) y gas, la operación global de infraestructuras de transporte y distribución de electricidad, telecomunicaciones, y la operación y gestión de la red de infraestructuras gasistas. Nota de Prensa Press release Facebook Twitter Linkedin Envelope [elementor-template id="3911"]...

Un reciente artículo del blog Signus firmado por el periodista ambiental Álex Fernández Muerza aborda la relevancia de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos suministrados por la naturaleza desde un prisma no tan habitual. En concreto, el enfoque elegido muestra cómo la pérdida y deterioro de la diversidad biológica no solo afecta a nuestro bienestar, calidad de vida y salud, sino también a nuestro bolsillo. Entre los expertos entrevistados para la elaboración del artículo, se cuentan Sonia Castañeda, directora de la Fundación Biodiversidad;  Alberto Navarro, consultor especializado en conservación de la naturaleza y desarrollo rural; Unai Pascual, profesor de Ecología Económica del BC3 (Centro Vasco para el Cambio Climático) y del Centro para el Desarrollo y el Medio Ambiente; y nuestro compañero Jesús Carrasco, Project Manager de Ecoacsa. Jesús subraya que tanto «la Plataforma Intergubernamental Científico-Política sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES) como otras instituciones hablan más de las pérdidas económicas por la pérdida de los servicios que aporta la biodiversidad a los humanos». El informe del IPBES sobre el estado de la biodiversidad global afirma que muchas contribuciones de la naturaleza a las personas son «esenciales para la salud humana y, por lo tanto, su deterioro amenaza una buena calidad de vida». Sus autores recuerdan que proporcionan una amplia diversidad de alimentos y agua limpia, reducen la contaminación, mejoran la salud mental y física, son una fuente fundamental de medicamentos y antibióticos, reducen significativamente el riesgo de ciertas enfermedades, etcétera». Facebook Twitter Linkedin Envelope [elementor-template id="3911"]...

Los socios del proyecto LIFE BooGI-BOP, surgido para impulsar la infraestructura verde urbana a través del diseño de entornos empresariales orientados a la mejora de la biodiversidad, mantuvieron su segundo encuentro de seguimiento del proyecto en la sede de Ekopolis Foundation en Banská Bystrica (Eslovaquia). Durante tres días, el equipo del proyecto, integrado por expertos de la Lake Constance Foundation, Global Nature Fund, Institute of Life-based Architecture e. V. (Alemania), Amt der Vorarlberger Landesregierung Abteilung Umwelt- und Klimaschutz (IVe) (Austria), Ecoacsa Reserva de Biodiversidad y la Universidad Politécnica de Madrid (España) y Ekopolis Foundation (Eslovaquia), compartieron los avances realizados en los últimos meses, los acuerdos de colaboración y las acciones puestas en marcha para formar e involucrar al sector empresarial y otros actores clave en la gestión y mantenimiento a largo plazo de sus instalaciones de manera que favorezcan cambios reales positivos en el estado de conservación de la biodiversidad.Si tienes interés por conocer más en detalle las ventajas de colaborar en el proyecto LIFE BooGI-BOP, haz clic en este enlace para ver el vídeo oficial.https://youtu.be/yLgS0ONLNxQ Comparte Facebook-f Twitter Linkedin-in Facebook Twitter Linkedin Envelope [elementor-template id="3911"]...

Imagen: UNE. La Asociación Española de Normalización (UNE) ha creado recientemente el Comité Técnico de Normalización 323 sobre Economía Circular (CTN 323), el primero que aborda la economía circular de una manera integral y con una perspectiva multisectorial. Ecoacsa forma parte de este comité pionero integrado por 130 expertos de 75 organizaciones, cuyo objetivo es canalizar la postura española en la elaboración de normas de alcance internacional y europeo en materia de economía circular, así como desarrollar estándares nacionales horizontales que ayuden a las organizaciones a superar con éxito sus retos dentro de este ámbito. Facebook Twitter Linkedin Envelope [elementor-template id="3911"]...

En las últimas semanas, hemos conocido una serie de hitos que representan una advertencia preocupante en la lucha contra el cambio climático. El Observatorio de Vigilancia Atmosférica Global de Izaña (Tenerife) y el Observatorio de Mauna Loa (Hawaii, Estados Unidos) han confirmado registros de concentración de dióxido de carbono en la atmósfera que superan por primera vez en la historia las 415 partes por millón (ppm). Los científicos responsables del observatorio tinerfeño informaron de que fueron cuatro las ocasiones en las que se rebasó la cota de las 415 ppm durante abril, y que el registro más preocupante tuvo lugar el día 18, con 416,7 ppm. Por su parte, los investigadores estadounidenses situaron en el 11 de mayo la fecha en la que se alcanzó el máximo en la serie de datos histórica: 425,26 ppm. Estos datos suponen una advertencia preocupante en la lucha contra el cambio climático. En este sentido, la superación de las 415 ppm «nos coloca en territorio inexplorado para la humanidad, ya que desde que habitamos la Tierra no se había dado un registro similar. Tendríamos que retroceder probablemente 3 millones de años para obtener una concentración similar de CO2 en la atmósfera, momento en el que lo seres humanos no existían. Además, previsiblemente el año que viene por estas fechas volveremos a registrar un nuevo máximo de la serie y muy probablemente nunca más a lo largo de nuestra vida veremos concentraciones por debajo de 400 ppm», advierte el Ministerio para la Transición Ecológica. Fuente: Keeling Curve, Miteco. Facebook Twitter Linkedin Envelope [elementor-template id="3322"][elementor-template id="3358"]...

Hasta el 21 de junio a las 14:00 h estará abierto el plazo para la solicitud de ayudas de la Fundación Biodiversidad, en régimen de concurrencia competitiva, para la evaluación de la biodiversidad terrestre. El objeto de estas ayudas consiste en la ejecución de proyectos que proporcionen datos relevantes que permitan evaluar el estado de conservación de todos los elementos terrestres integrantes del patrimonio natural en España. En especial, de aquellos sobre los que recaigan medidas específicas de conservación o de interés comunitario. Los datos y resultados de estas iniciativas servirán, en su caso, de herramienta para la toma de decisiones estratégicas que garanticen la consecución de los fines inherentes al régimen jurídico básico de la conservación, uso sostenible, mejora y restauración del patrimonio natural y de la biodiversidad española, la preparación del informe sexenal derivado del Artículo 17 de la Directiva Hábitat. Las ayudas se concederán para la ejecución de proyectos que se adecúen al objeto de las ayudas, y que además cumplan, al menos, una de las condiciones siguientes: Ejecutarse sobre espacios o especies de ámbito superior al de comunidad o ciudad autónoma, es decir, en más de una comunidad o ciudad autónoma. Desarrollarse con especies o en espacios protegidos definidos y regulados con carácter básico en la legislación estatal, siempre que estos formen parte de una red de ámbito estatal o comunitario. Estar directamente vinculados con planes y estrategias de carácter nacional. La dotación máxima global de la convocatoria es de hasta 3 000 000 €. El importe máximo que se puede conceder por cada solicitud de ayuda no puede ser superior a 120 000 €. Fuente: Fundación Biodiversidad. Facebook Twitter Linkedin Envelope [elementor-template id="3322"][elementor-template id="3358"]...