La naturaleza es esencial para el futuro del planeta, sin embargo, los recursos naturales están siendo utilizados a un ritmo mayor al que el planeta puede reemplazarlos por sí mismo. Mediante la comprensión y consideración de los diferentes riesgos y oportunidades creados por la naturaleza, las empresas pueden adoptar decisiones informadas beneficiosas tanto para ellas como para la sociedad y para todo el planeta.We Value Nature es una campaña de tres años de duración (noviembre de 2018-octubre 2021) financiada por el programa Horizonte 2020 de la Unión Europea, que busca impulsar entre el sector empresarial europeo el pensamiento del capital natural, la contabilidad del capital natural, las soluciones basadas en la naturaleza (SBN) y la infraestructura verde para hacer que la valoración de la naturaleza sea la «nueva normalidad». Estos enfoques pueden contribuir sustancialmente a una economía sostenible y resiliente, lo que es crucial en el contexto de la actual crisis ecológica y climática en lasque los riesgos ambientales continúan dominando la agenda económica y empresarial global.Teniendo en cuenta el incremento del riesgo asociado al cambio climático y los desastres naturales, existe un claro sentimiento de urgencia para integrar la naturaleza en los procesos de toma de decisiones, tanto en el sector privado como el público, acelerando su incorporación mediante diferentes enfoques, como la evaluación del capital natural, la contabilidad del capital natural, las Soluciones Basadas en la Naturaleza, las infraestructuras verdes y otras soluciones basadas en ecosistemas, que pueden contribuir a una economía más sostenible y resiliente.Con el fin de alentar a los gobiernos a que tomen acciones integradas para revertir la pérdida de naturaleza y restaurar los sistemas naturales y vitales del planeta, la comunidad empresarial juega un papel crucial a la hora de demostrar que la protección y preservación de la naturaleza tiene sentido económico, así como para identificar políticas y mecanismos necesarios que impulsen un cambio sistémico y transformador a nivel global. Con el propósito de infundir un sentimiento de participación compartida en los diferentes acuerdos y resultados, los sectores privado y público pueden beneficiarse de la ejecución de una acción conjunta.La campaña We Value Nature propone un caso piloto para explorar la oportunidad de fortalecer la colaboración entre los sectores público y privado mediante la evaluación de opciones, beneficios y buenas prácticas para la restauración de terrenos degradados en ecosistemas específicos en el área mediterránea —en concreto, en Cabo de Gata-Níjar (Andalucía, España)— a través del fortalecimiento de la integración del capital natural en la toma de decisiones.We Value Nature está desarrollando junto con Ecoacsa un proyecto piloto para identificar oportunidades para fortalecer la colaboración entre el sector público y privado mediante la evaluación de las opciones, los beneficios y las mejores prácticas dirigidas a proteger la naturaleza, mejorar las funciones de los ecosistemas y restaurar la tierra degradada en un lugar específico del área natural mediterránea: Cabo de Gata-Níjar (Andalucía, España), mediante el refuerzo de la integración del capital natural en los procesos de toma de decisiones.Para identificar diferentes enfoques de capital natural que beneficien a las partes interesadas locales de los sectores público y privado y la sociedad, estamos buscando casos de estudio que demuestren acciones exitosas para la valoración del capital natural, la restauración del ecosistema, la conservación de la naturaleza y la integración efectiva de los enfoques de servicios ecosistémicos en la toma de decisiones. Los casos de estudio recibidos serán evaluados y los más exitosos en términos de liderazgo y resultados demostrados serán recopilados en una publicación de mejores prácticas que sirvan de apoyo a grupos de interés de los sectores público y privado para facilitarles el aprendizaje y la réplica de estas acciones. Los casos de estudio que podrían ser elegibles deberían provenir de los sectores del ecoturismo, la ecoagricultura y la agrosilvicultura.Para identificar diferentes enfoques de capital natural que beneficien a las partes interesadas locales de los sectores público y privado y la sociedad, estamos buscando casos de estudio que demuestren acciones exitosas para la valoración del capital natural, la restauración del ecosistema, la conservación de la naturaleza y la integración efectiva de los enfoques de servicios ecosistémicos en la toma de decisiones. Los casos de estudio recibidos serán evaluados y los más exitosos en términos de liderazgo y resultados demostrados serán recopilados en una publicación de mejores prácticas que sirvan de apoyo a grupos de interés de los sectores público y privado para facilitarles el aprendizaje y la réplica de estas acciones. Los casos de estudio que podrían ser elegibles deberían provenir de los sectores del ecoturismo, la ecoagricultura y la agrosilvicultura. Evaluación de casos de estudio Los proyectos elegibles deben haberse llevado a cabo en ecorregiones similares o en la proximidad del área piloto (en España o en otros países del área mediterránea u otros lugares del mundo con condiciones similares), que enfrentan desafíos similares a los relacionados con los ecosistemas, como la reserva natural de Cabo de Gata. Para tener una visión general del área piloto, se proporciona una breve descripción del área de Cabo de Gata:  Ubicado en un hábitat seco y semiárido en el área protegida costera del Mediterráneo (en el extremo sureste de la Península Ibérica, en la parte más árida de Europa) Extensión: cubre 46 000 hectáreas, de las que 12 000 ha están en zona marina, a una profundidad de 60 metros Clima árido (condicionado por la proximidad del desierto del Sahara y la influencia durante la mayor parte del año del anticiclón de las Azores) Lluvia de baja precipitación (por debajo de 200 mm al año) Temperatura media anual entre 15-22 ° C Abundancia de formaciones de plantas semiáridas con poblaciones de palmitos Junto con numerosas especies endémicas específicas de la zona, se encuentran muchas otras características de la flora sahariana En esta área se pueden encontrar diferentes especies protegidas (fauna y flora) Agricultura intensiva en invernadero y, cada vez más, los sectores del turismo y terciario Figuras de protección: Parque Natural Marítimo y Terrestre, Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), Humedal de Importancia Internacional (Convención Ramsar), Geoparque, Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM) Los proyectos seleccionados se incluirán en un informe final, que estará a disposición del público y se presentará en diferentes talleres y reuniones relevantes en Europa. Todos los estudios de caso procedentes de la convocatoria abierta que no se seleccionen finalmente se incluirán en un anexo específico del informe final.Consistirá en una lista de estudios de caso y su importancia como propuesta de casos de estudio en material de capital natural, en caso de que cumplan los requisitos. Los proyectos seleccionados se evaluarán de acuerdo con los objetivos, el alcance, el nivel de ambición y las dependencias del capital natural, la valoración (cualitativa, cuantitativa y monetaria), las lecciones aprendidas, la financiación del proyecto y la integración en el proceso de toma de decisión. We Value Nature evaluará proyectos que demuestren cómo el impulso del entendimiento mutuo de los diferentes enfoques para la restauración del paisaje y la colaboración y la integración del capital natural en la toma de decisiones y la práctica puede mejorar los beneficios para todas las partes interesadas de los sectores público y privado y la sociedad. La atención se centrará en mostrar una variedad de enfoques de capital natural que beneficien a las partes interesadas locales del sector público y privado y que ofrezcan potencial para su réplica, así como para el establecimiento de nuevas alianzas entre las partes interesadas clave Los proyectos seleccionados se incluirán en un informe final, que estará a disposición del público y se presentará en diferentes talleres y reuniones relevantes en Europa Todos los estudios de caso procedentes de la convocatoria abierta que no se seleccionen finalmente se incluirán en un anexo específico del informe final. Consistirá en una lista de estudios de caso y su importancia como propuesta de casos de estudio en material de capital natural, en caso de que cumplan los requisitos ¿Cómo presentar un caso de estudio? Proporcione una breve descripción del proyecto y los enfoques de capital natural desarrollados, incluidos objetivos, impactos y lecciones aprendidas. Esta información se puede compartir facilitando la documentación del proyecto existente o a través de enlaces a información online.Enviar el caso de estudio por correo electrónico a jesuscarrasco@ecoacsa.com antes del 3 de abril de 2020Los casos de estudio seleccionados para que We Value Nature elabore su perfil serán notificados antes de finales de abril de 2020.Más información aquí sobre We Value Nature y la convocatoria (en inglés).  Share Facebook-f Twitter Linkedin-in ...

Imágenes: UPM. La 1.º edición del Máster Jardines Históricos y Servicios Ecosistémicos de la Infraestructura Verde, título propio de la Universidad Politécnica de Madrid que incorpora un módulo específico dedicado al capital natural y en el que participa Ecoacsa, ha abierto sus puertas hoy en el Real Jardín Botánico de Madrid. La presentación del curso y el módulo del máster estuvo a cargo de Ramón Morales, vicedirector del RJB-CSIC de Madrid —quien impartió una lección magistral sobre la Historia de la Botánica— y Silvia Villegas, jefa de la Unidad de Jardinería del RJB-CSIC.  En cuanto a la participación de Ecoacsa, colaboramos en el Módulo III, que lleva por título «Servicios Ecosistémicos y Capital Natural de los Bosques Urbanos». Si estás interesado en sumarte a la formación que impartiremos en nuestro módulo o a la del resto de módulos que componen el máster, puedes hacerlo inscribiéndote en este enlace. Los módulos se pueden cursar de forma completa o independiente, en función de tus intereses. Comparte Facebook-f Twitter Linkedin-in ...

Este año hemos participado de nuevo junto a LafargeHolcim en la edición que anualmente organiza la alianza Ecosystem Services Partnership en Europa y que este 2019 ha tenido lugar en la localidad alemana de Hannover. En concreto, presentamos los avances realizados en el desarrollo de una herramienta que persigue poner en valor cómo los proyectos de restauración ecológica en canteras representan una gran oportunidad para contribuir a la conservación de la biodiversidad, la sensibilización y el compromiso social. El desarrollo de esta herramienta para la evaluación y contabilidad de la biodiversidad asociada a los trabajos de restauración de canteras está liderado por Ecoacsa, y en él colabora un grupo multidisciplinar de expertos de las universidades de Castilla-La Mancha y Alcalá de Henares, las ONG ACER y Brinzal y el Grupo Plegadis. En la sesión reservada a ejemplos de empresas del sector industrial que están trabajando para incorporar el capital natural en sus operaciones, Pilar Gegúndez, directora de Medio Ambiente y Sostenibilidad de los Recursos de LafargeHolcim España, presentó junto a nuestro coordinador de Proyectos, Jesús Carrasco, el estado de desarrollo de la herramienta de valoración de servicios ecosistémicos basada en los criterios de conservación que sigue la estrategia del grupo cementero de lograr un Impacto Neto Positivo en Biodiversidad. Además, compartieron con los presentes los retos identificados en el transcurso del proyecto, entre los que se cuentan la necesidad de traducir herramientas científicas disponibles a profesionales de otros sectores; ausencia de herramientas específicas, modelos y acuerdo sobre indicadores de servicios ecosistémicos culturales y abióticos; necesidad de formación y capacitación específica para integrar los enfoques de servicios ecosistémicos con el fin de realizar evaluaciones de materialidad, evitar la doble contabilidad, usar modelos e indicadores, así como otros métodos de valoración. Comparte Facebook-f Twitter Linkedin-in ...

Ocho compañías del sector energético español dan un paso más en la identificación de las oportunidades y riesgos asociados a las dependencias que sus negocios tienen del capital natural. A través del análisis de capital natural, dispondrán de información sobre el valor que los bienes y servicios naturales aportan a sus grupos de interés y a la sociedad, lo que también les permitirá contribuir a su mayor y mejor conservación Cepsa, EDP España, Enagás, Endesa, el Grupo Red Eléctrica, Iberdrola, Naturgy y Repsol comparten experiencias y conocimiento en los procesos de identificación, medición y valoración de sus impactos y dependencias de la naturaleza —desde sus distintas realidades y contextos empresariales— para impulsar las mejores prácticas en el marco de la sostenibilidad empresarial y de los activos ambientales con los que interactúan Como coordinadores del primer Grupo de Trabajo sobre Capital Natural y Energía a escala global y a través de la aplicación del Protocolo del Capital Natural, Azentúa y Ecoacsa colaboran con las firmas participantes en la búsqueda de las herramientas necesarias para facilitar la integración del capital natural en el sector nacional de la energía La iniciativa se enmarca en los «Grupos Sectoriales» del Natural Capital Factory, plataforma española de la Natural Capital Coalition, cuyo objetivo es garantizar que la naturaleza se incluya en las decisiones de negocio a nivel mundial La preservación de la buena salud de la biodiversidad y de los ecosistemas es reconocida cada vez más como uno de los desafíos globales que definen nuestro tiempo. Garantizar que su gestión y uso se realizan de manera sostenible es parte del cambio transformador demandado en todos los niveles de la sociedad para avanzar hacia economías más sostenibles, al tiempo que el desarrollo queda garantizado. En este contexto, el importante papel que diversos sectores del mercado con un gran peso en la economía (energía, agroalimentación y finanzas, entre otros) pueden jugar para impulsar dicho cambio transformador es incuestionable. Conscientes de ello, ocho compañías españolas del sector energético  (Cepsa, EDP España, Enagás, Endesa, el Grupo Red Eléctrica, Iberdrola, Naturgy y Repsol) han iniciado un proyecto colaborativo para tener una mayor y mejor comprensión de su relación con la naturaleza. Los representantes de Cepsa, EDP España, Enagás, Endesa, el Grupo Red Eléctrica, Iberdrola, Naturgy y Repsol comparten experiencias y conocimiento y trabajan de manera conjunta para disponer de metodologías de identificación, medición y valoración del capital natural adaptadas a sus distintas particularidades y ajustadas al contexto actual. Gracias a este proceso, dispondrán de información sobre el valor que los bienes y servicios naturales aportan a sus grupos de interés y a la sociedad, lo que facilitará la toma de decisiones para contribuir a su mayor y mejor conservación. La iniciativa se enmarca en los «Grupos Sectoriales» del Natural Capital Factory, plataforma española de Natural Capital Coalition, cuyo objetivo es garantizar que la naturaleza se incluya en las decisiones de negocio a nivel mundial. El proyecto persigue servir de referencia y motivar a otras empresas y sectores, tanto nacionales como internacionales, a emprender aprendizajes colaborativos similares y a compartir buenas prácticas para ampliar la acción a favor del desarrollo sostenible. Para ello, el trabajo ejecutado en el marco del grupo se plasmará en un documento que refleje su experiencia en la aplicación del Protocolo del Capital Natural como marco principal de referencia. La publicación recogerá ejemplos de los retos y soluciones encontrados a la hora de considerar la integración del capital natural en la toma de decisiones de las empresas del sector energético en España y casos aplicados. La puesta en marcha de este grupo de trabajo está alineada con la necesidad de una acción comprometida, y a todas las escalas, por parte de todos los actores económicos y sociales —públicos y privados— para preservar la calidad y cantidad de activos ambientales y de sus servicios ecosistémicos (SE) —como la provisión de alimentos, materias primas, la regulación de los ciclos del agua y el carbono, y la polinización, entre otros—. Esta llamada a la acción se ha visto reforzada por estudios globales recientes, como el Informe sobre riesgos globales 2019 del Foro Económico Mundial, el informe especial sobre El cambio climático y la tierra del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC) y las evaluaciones sobre la degradación y restauración del suelo y de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos de la Plataforma Científico-Política sobre la Biodiversidad y los Servicios Ecosistémicos (IPBES —homólogo en materia de biodiversidad y SE del IPCC—). Dichas publicaciones advierten que los riesgos ambientales son los más preocupantes en cuanto a probabilidad e impacto de todos los analizados (entre ellos, la crisis alimentaria, el fallo de la gobernanza nacional o el desempleo). Además, inciden en la relación entre el deterioro del suelo y el cambio climático y fenómenos como la pérdida de especies (hay un millón en peligro de extinción) y las migraciones; o la contaminación y el aumento de la mortalidad. Según la comunidad científica, los esfuerzos dedicados hasta ahora a la conservación y restauración de la naturaleza son insuficientes; pero también aseguran que no es demasiado tarde para poder revertir la situación, «si empezamos a trabajar ahora y a todos los niveles y con un enfoque ambiental integrado, a través de un cambio transformador». Poner fin al continuo deterioro de los recursos y servicios naturales e implementar de forma efectiva su uso sostenible está íntimamente ligado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 y al Acuerdo de París sobre cambio climático. La participación en este grupo de trabajo servirá de apoyo a las empresas a la hora de abordar estos desafíos desde la vertiente ambiental de la sostenibilidad. Espíritu colaborativo y plural, referente internacional La naturaleza colaborativa y plural del Grupo de Trabajo sobre Capital Natural y Energía lo hacen único en el mundo. Está integrado por responsables de las áreas de Sostenibilidad, Medio Ambiente, Seguridad, Calidad y Regulación de empresas de referencia en el sector energético, con actividades tan diversas como la generación de energía eléctrica, la extracción y comercialización de petróleo (y sus derivados) y gas, la operación global de infraestructuras de transporte y distribución de electricidad, telecomunicaciones, y la operación y gestión de la red de infraestructuras gasistas. Nota de Prensa Press release Facebook Twitter Linkedin Envelope [elementor-template id="3911"]...

No solo el cambio climático debe ser una prioridad para el mundo. Según lleva advirtiendo la comunidad científica durante años, la biodiversidad también debe ocupar un lugar destacado en la agenda global. Y así lo reafirma el último informe global de la Plataforma Intergubernamental Científico-Política sobre la Biodiversidad y los Servicios Ecosistémicos (IPBES) sobre el estado de la diversidad biológica y los servicios ecosistémicos. Este advierte que el mundo se enfrenta a un declive de la naturaleza sin precedentes, con un millón de especies de plantas y animales en peligro de extinción. Los esfuerzos dedicados hasta ahora a la protección y restauración de la naturaleza son insuficientes. Se necesitan cambios transformadores en el ámbito económico, político, social y tecnológico para acelerar la acción. Entre los datos destadados del informe elaborado por más de 400 expertos de 50 países, cabe mencionar la identificación por primera vez de los cinco impulsores directos del cambio en la naturaleza con mayor impacto en nuestro planeta hasta la fecha. Estos son los cambios en el uso de la tierra y el mar, la explotación directa de organismos, el cambio climático, la contaminación y las especies exóticas invasoras. Datos de interés: — Cerca un tercio de la superficie terrestre del mundo y casi tres cuartas partes de los recursos de agua dulce disponibles se destinan a la producción agrícola o ganadera — El 23 % de las aves en peligro de extinción han sido afectadas negativamente por el cambio climático — La mitad de los arrecifes de coral se ha perdido desde 1870 — La contaminación en los océanos afecta a al menos 267 especies, incluyendo el 86% de las tortugas marinas, el 44% de las aves marinas y el 43% de los mamíferos marinos — Los registros acumulativos de especies exóticas han crecido en un 40 por ciento desde 1980, asociados con el aumento del comercio y la dinámica y las tendencias de la población humana. Fuente: IPBES. Facebook Twitter Linkedin Envelope [elementor-template id="3322"][elementor-template id="3358"]...